¿Valen la pena los discos híbridos?

disco-hibrido

En los últimos años se ha vuelto bastante popular entre los aficionados a la potencia extrema usar configuraciones que incluyan discos de estado sólido. Este tipo de discos no se caracterizan por ofrecer mucho almacenamiento, sino por reducir sustancialmente los tiempos de carga y aumentar la velocidad del sistema.

Lamentablemente, pese a que con el paso del tiempo los costos se han reducido bastante, los discos de estado sólido siguen siendo bastante costosos cuando se le compara con los medios magnéticos tradicionales. Y no nos engañemos, conforme el precio de los HDD se fueron reduciendo, nos volvimos cada vez más acaparadores de espacio, al punto de que parece que ya no alcanza un 1 TB de almacenamiento para tener toda nuestra información.

Especialmente cuando tenemos un presupuesto ajustado es que nos llega el momento de tomar la difícil decisión, SSD o HDD, mucho almacenamiento o tiempos de carga realmente cortos. La decisión es bastante difícil, en especial porque tener poco almacenamiento se ha vuelto prácticamente un imposible en estos días. 

Por suerte desde hace ya algún tiempo podemos encontrar una solución a medio camino, los discos híbridos, que usan como principal medio de almacenamiento una unidad de platos tradicional, pero pueden lograr grandes aumentos en la velocidad de carga gracias a la inclusión de memoria flash.

La idea tras de todo esto no es nueva, desde hace algún tiempo aquellos que pueden permitírselo usan dos unidades de almacenamiento en su ordenador, una de estado sólido en la que instalan el sistema operativo y aquellas aplicaciones y juegos importantes que pueden ser más demandantes a la hora de cargar archivos desde el disco. La segunda unidad es un HDD con mucha capacidad de almacenamiento en la que guardar información menos demandante.

De cualquier modo, y como ya hemos dicho, el problema con el que suele encontrarse el usuario medio es que los SSD son bastante más costosos que los disco duros tradicionales, y hacerse con dos unidades puede representar un gasto mucho mayor del que quieren afrontar. Y es aquí donde vuelven a entrar los discos híbridos.

¿Por qué un disco híbrido funciona más rápido?

¿Valen la pena los discos híbridos?

La mayoría de discos híbridos de bajo costo que se pueden encontrar en la actualidad solamente tienen 8 GB de almacenamiento flash. No hace falta ser un genio para comprender que en 8 GB difícilmente podríamos albergar un sistema operativo además de nuestras imprescindibles aplicaciones.

De cualquier modo estos discos han demostrado ser bastante más eficientes en su funcionamiento que los HDD tradicionales. La razón de todo esto es que los discos híbridos no usan su escasa memoria flash como espacio de almacenamiento en bruto, sino a manera de caché. La idea es que en esos 8 GB se almacene de manera automática la información del sistema que más constantemente se utiliza, con lo que se obtiene en efecto una sensible reducción de los tiempos de carga.

Como fuera, la respuesta final a la pregunta que encabeza este post sigue dependiendo del usuario final. Y es que si bien los discos de híbridos van a reducir bastante los tiempos de carga, no van a lograr acercarlos en lo absoluto a lo que se puede obtener con un SSD, y si eres el tipo de usuario que en serio quiere hacer más fluido su sistema, entonces terminarás dando el salto al SSD.

Por aquí creemos que los discos híbridos son una opción bastante interesante que se debe tener en cuenta cuando no se cuenta con un presupuesto muy grande, fuera de eso, lo mejor es que optes por una combinación de SSD económico + HDD.

Fuente: Gizmología

Ordoño II, 39, entresuelo
24001 León
987 20 56 95

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies